Detección automatizada de noticias negativas en instituciones financieras

Son escasas las instituciones financieras las que no hayan implementado un programa que evite el blanqueo de capitales, el cual es conocido por sus siglas AML (Anti Money Laundering). La fortaleza de estos programas es su control de transacciones.

Existen grupos enteros que se dedican a revisar numerosas transacciones generadas por estos sistemas; en pocas palabras, cualquier institución financiera de renombre no debe prescindir de programas contra el lavado de dinero.

El monitoreo de transacciones es superado en importancia por parte del análisis de noticias negativas, también conocido como control de medios adversos. Está demás decir que los resultados esperados en ambos análisis no son los mismos.

De una u otra forma las entidades financieras hacen las inversiones en los programas de rigor para evitar la incertidumbre, y de la manera en que el mundo actual se encuentra automatizado, asimismo se automatiza la detección de las malas noticias.

No haremos hincapié en el calibre de las malas noticias, pero sí que señalaremos la importancia de estos programas, los cuales cada vez se encuentran más globalizados.

El efecto que producen las malas noticias

La detección de noticias adversas se ha convertido en una herramienta de valor para que las entidades financieras combatan a quienes tengan la intención de realizar operaciones bancarias ilícitas, o bien que estos delincuentes tengan la desfachatez de usar sus instalaciones.

Tan solo hace falta que un posible cliente se haya visto inmerso en un escándalo legal, y que un medio local, nacional o internacional lo reseñe, para que inmediatamente sus transacciones sean sospechosas, aunque en un principio no lo hayan parecido así.

El monitoreo de medios adversos goza de tal efectividad que da lugar a acciones adicionales contra un cliente o contraparte, más allá de que hayan de por medio transacciones sospechosas.

Las noticias negativas no siempre están ligadas a una acusación o condena relacionada con delitos financieros, ya que tan solo basta la reputación o el posible riesgo de que un cliente pueda tener mal comportamiento.

Aspectos adicionales sobre el control de medios adversos

En ocasiones no es suficiente implantar un control de detección de malas noticias; existen instituciones financieras que evalúan minuciosamente a sus clientes con riesgo medio y alto en frecuencias más altas, por cuestiones de seguridad.

El grupo Wolfsberg y otras cámaras de compensación sugieren que las instituciones financieras supervisen de manera constante las noticias emitidas a través de los medios, ya que éstos son un componente esencial de la revisión continua de la amenaza que pueda representar un cliente.

A través de estos sistemas se han logrado mantener a raya a los carteles de droga que desean que sus capitales sean ingresados a las instituciones bancarias de renombre; estas purgas se deben hacer para evitar que las instituciones financieras se vean arrastradas hacia alguna debacle.

Factibilidad de estos programas

Quizás lo más atractivo de estos sistemas es que son capaces de monitorear en tiempo real a los clientes riesgosos a través de sus noticias negativas, como quien busca una información a través de cualquier motor de búsqueda de internet.

El hecho de que las noticias relacionadas con clientes sospechosos sean localizadas en tiempo real, hace ver al sistema como una herramienta fácil de utilizar y que se encuentre a prueba de fallos. Desde hace poco un programa de este calibre no existía en el mundo actual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *